Estas sesiones se realizan desde que el bebé se queda sentadito hasta los 12 meses.    Es una sesión muy rápida pero intensa, ya que los bebés se cansan enseguida y no podemos entretenernos, tenemos que exprimir las máximo el ratillo que el bebé nos deje jugar con él y sacarle imágenes bonitas.   Se recomienda reservar la sesión a una hora que sepáis que el bebé suele estar bien y contento (no es buena idea hacerla justo en la hora en la que el bebé suele echar una siesta porque estará muy cansado y posiblemente malhumorado, ¡no nos van a salir fotos bonitas!).    Este tipo de sesión tiene una duración aproximada de 45 minutos y se harán 2 sets o decorados que serán muy sencillos, donde el protagonista será el pequeño.   Es una sesión orientada principalmente al bebé, pero podrán participar padres y hermanos de forma puntual.     

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
×